ALCANZAR LA META, EL LARGO.

Tal vez la meta de un cortometrajista sea hacer el ansiado largometraje, la lucha por llegar a esa meta es cada vez más complicada y a la par más fácil. Conseguir hacer un largometraje a día de hoy es más sencillo por los medios al alcance de la mano que tenemos, mucho más asequibles, pero a su vez esto hace que el mercado esté saturado, y brillar se hace más difícil. ¿Destacarían ahora algunos de tus directores favoritos? Antes conseguir llegar al largo era en sí mismo la meta, y que conste que lo cortés no quita lo valiente, pero a día de hoy hay tantas producciones que es muy complicado que una productora se fije en ti para ficharte y ser uno de sus directores de cabecera. Y también lo es para conseguir distribuir y vender tu película en el mercado cinematográfico. 

La edad es otro hándicap, no es lo mismo que te fichen con 20 o 30 años, que con los 40 pasados o casi 50, serías un producto a punto de caducar, y no es rentable. Pero puedes conseguir financiar tus películas de manera independiente y conseguir ser una especie de Haneke; pero claro, el tiempo que hay que invertir en buscar financiación es como para desmoralizar a cualquiera.

Esto no es una reflexión que haya tenido ahora, sino que llevo con ella unos 3 años, el tiempo que tiene mi primera hija, y que lógicamente precisa de atención por parte de sus padres, y ya no digamos con otra de 11 meses. 

Hacer cortos es la manera de contar historias más satisfactoria, que no rentable, pero que nos permite seguir siendo directores de cine sin dedicarnos profesionalmente a ello, y que puedas recibir el reconocimiento y el cariño de festivales y un público más entregado y menos neófito. Al final todo cuenta, y las manecillas del reloj no se detienen ante nada. 

RODAMOS!

Desde Febrero de 2020 que no filmo nada, desde mi fragmento “Segunda Cita” en la peli Vampus Horror Tales no me he puesto detrás de la cámara, y ahora, en dos días volveré a hacerlo.

Desde el corto La Proeza no he vuelto a tocar el terror en su estado puro, con diablos y ritos de por medio. La Proeza fue un antes y un después en cuanto a la manera de rodar, tomándome más en serio la tecnología que iba a utilizar, pero sin renunciar a mi estilo, mis historias.

Tras este corto rodé Mariela te Suicida, un corto que habla de la eutanasia de una forma que puede confundir a muchos, tal vez inapropiado, políticamente incorrecto para presentarse en un festival, pero fue algo que quise hacer pese al fracaso que podía conllevar, y que de hecho conllevó (fracaso en cierto modo, pues nunca lo envié a festivales engañabobos como veo que mucha gente hace con tal de sumar laureles en sus carteles). Pero a veces hay que contar lo que a uno le da la gana sin tabúes, sin tener en cuenta lo políticamente correcto.

Con La Ceremonia quiero presentar un corto pequeñito pero repleto de calidad, una historia que de alguna forma puede entrar en el típico final de un largo de terror, pero sin tópicos, o al menos eso creo. Me rodeo de gente apasionada del cine, de gente profesional y que ya ha trabajado conmigo en algún que otro cuento, y que ahora me han dado la oportunidad de formar equipo casi de manera altruista, teniendo en cuenta por la situación que hemos pasado y que a algunos nos ha pasado factura.

Ricardo Fernández vuelve a trabajar conmigo como director de fotografía, ya lo hizo en Mariela te Suicida, y gente como Rodolfo Herrero, Divina Quinina, Andrea Soto o la gran Chiti, quienes ya aparecieron en La Proeza “dando la cara”, y en definitiva a todos los que forman parte de este nuevo proyecto. Gracias también mi chica, Elena Fernández, que además de script, es un apoyo fundamental en este carrusel de sensaciones, decisiones y en ocasiones estrés que este tipo de rodajes tan apretados ocasiona.

Agradecer a Sonia (Asoma Creaciones) la dedicación y apuesta por este proyecto, y a Aran Gaspar, con quien comparto producción ejecutiva, y quien es el alma de todo este lio de terror que nos hemos montado, y es que su arte será el alma de esta fiesta.

Agradecer también a Carles Moreu su colaboración para dar vida al personaje principal, garantía de calidad asegurada.Vamos pa´llá!

LA CEREMONIA

Ya es hora de volver al ring, mientras gestamos nuestro TE VOY A MATAR, el cual precisa de subvención, vamos a ir preparando LA CEREMONIA, un cortito muy pequeño de terror puro, que vamos a rodar con mucho mimo de manera independiente, de la mano de Asoma Creaciones, y producido por un servidor.