CARTEL Y TRAILER DE VAMPUS HORROR TALES.

Por fin presentamos el cartel y el trailer de VAMPUS HORROR TALES!

SINOPSIS

El Sr. Fettes (Saturnino García) es el particular guardián del cementerio, un siniestro ser que guarda muchos secretos. Entierra los difuntos de día y los desentierra de noche con fines inconfesables. Le gusta que le llamen Vampus y leer comics de terror, especialmente las historias de amor, entendidas a su necrófila manera.

Dejamos la reseña que la revista Fotogramas ha hecho de la película AQUÍ.

LA FILA FESTIVAL

Mariela te Suicida podrá verse en la sección oficial de cortometrajes del 24 Festival La Fila de Cortometrajes, que se celebrará del 5 al 9 de octubre de 2020 en el  Centro Cívico José Luis Mosquera (C/ Pío del Río Hortega, 13)

Será el día 7 de octubre (Miércoles) junto con otros ocho cortometrajes más. Este festival, en su edición 24, supera con éxito los daños de la pandemia siendo presencial, algo que a todos los cortometrajistas nos resulta mucho más interesante. Una semana enterita de cine corto para disfrutar. 

Estamos muy contentos!

LA CASA BROWN (reedición 2020)

En 2008 filmé con una cámara Mini DV el cortometraje LA CASA BROWN, el cual tuvo una repercusión inesperada en el circuito de festivales de terror y en muchos otros que no lo son, como FILMETS, un festival donde nunca más volví a este seleccionado. Pero el corto, tras su recorrido festivalero, fue pasando de boca en boca a través de algunas plataformas de cine de terror, hasta llegar al público más fanático del gore y lo macabro, llegando a recibir e-mails (no había Facebook, o al menos no lo utilizaba ni Dios) pidiéndome el corto firmado… cosa que me sorprendió, porque era divertido, pero rodado a matacaballo y sin ningún protocolo profesional.

La cosa es que el ojo de pez que utilicé para rodar algunas escenas descubría en la mesa de edición parte de plano que no salía en el visor, y esto me llevó en aquel entonces a recurrir a una forma muy poco funcional para cubrir al sonidista, el script, o parte del equipo que se colaba en los ángulos de aquel objetivo tan aberrante, la solución fue meter unas bandas negras que destrozaban toda la relación de aspecto, pero ¿y qué podía hacer sino?

Bueno, han pasado 12 años y he recuperado todo el material filmado y el sonido en bruto, con lo que me decidí a volver a montarlo de cero para poder utilizar planos que descarté por dicho problema, y para darle una nueva vida a este corto, que con el tiempo ha perdido resolución y ha sido muy maltratado por los compresores de vídeo.

No es que vaya a quedar mucho mejor en cuanto a imagen, pues se filmó en Mini DV y eso no hay quien lo cambie, pero al menos la relación de aspecto quedará correcta y podré llevar a cabo sutiles cambios para que todos aquellos que adoraron este corto puedan verlo de un modo distinto, pero como digo, manteniendo lo que siempre ha sido, un corto de guerrilla para divertirnos.

Pronto estará terminado. Y ojalá pueda meterlo en algún festival gamberro que quiera rememorar a la familia Brown.

FINAL DE LA POSPRO

VAMPUS HORROR TALES, nuestra película antológica llega a su final de postproducción para abrise camino a un público cinéfilo y amante del terror.

Aun quedan unos detalles en el sonido, pero ya se puede decir que después de tantos meses preparando, rodando y editando esta película, el momento ha llegado. Pronto llegarán noticias sobre su estreno, y esperamos que el proyecto sea de interés para todo el mundo, porque no solo hay horror, también cuenta con humor y fantástico, por lo que no dejará insatisfecho a nadie.

LA REINVENCIÓN DEL TERROR.

El cine de terror es sin duda lo más goloso en taquilla, y por otro lado, lo más explotado. Es difícil dar con alguna cinta que cuente algo de una manera original o sencillamente algo distinto, y es que lo que nos da miedo se cuenta con los dedos de una mano. 

Algunos directores han dado una vuelta de tuerca a este genero, pero claro, no se trata de esas cintas que de alguna manera hicieron del terror lo que es hoy en día. Películas como “Hereditary”, “It Follows” o “The Witch” han aportado un giro en estos últimos 5 años, pero es verdad que a los que les gusta pasar miedo de verdad en la butaca de un cine, con estas pelis no lo van a conseguir.

Las películas de sustos solo funcionan para un público medio, personas que no están habituadas al cine y que saltan en su butaca con el típico armario con espejito que se cierra y aparece alguien reflejado en él, pero para quienes consumen cine de terror habitualmente, esto es ya viejuno, caduco, desfasado.

Me centro en quienes degustamos el terror desde un punto de vista más elaborado, quienes queremos chicha nueva, otro formato que nos renueve las energías y nos devuelva la esperanza… Estoy desacuerdo que el cine convencional de sustitos debe seguir en pie para las nuevas generaciones, que nadie se quede sin su menú de terror clásico, pero para los que superamos hace un tiempo la treintena, la carta se queda escueta, los platos son insulsos y la coca-cola ya no es la chispa de la vida.

Como guionista, entre otras cosas de terror, debo considerar que no soy muy fácil de contentar, y que lo que me da miedo de verdad ya se realizó con cintas como “The Blair Witch Project” o “Paranormal Activity”, donde realmente me genera una inquietud y un canguelo importante por ser ambientes de alguna forma familiares… una casa, una acampada… en fin. Aunque debo reconocer que James Wan es de los pocos directores que consiguen generar inquietud y de alguna forma miedo dentro del cine “convencional”, y en un entorno que en ningún momento nos puede parecer familiar… y dentro de esto destacar “Los Otros” de Amenabar, donde tan solo con su cámara, y sin ningún tipo de circo digital (efectos especiales digitales) conseguía encogerte el corazón con el niño Víctor de las narices.

Escribir una historia que de miedo es difícil, y más si te quieres dirigir a un público exigente. Donde más propuestas se pueden ver es en el formato cortometraje, producciones asequibles que exponen historias cortas, que si llega al gran público, pueden convertirse en una premisa de largometraje… aunque muchas veces en ese formato se deshinche. 

Algunos cortometrajistas han optado últimamente por utilizar el terror para denucniar, como en el caso de “Cenizo” de Jon Mikel Caballero, o “Miedos” de Germán Sancho, ambos con un trasfondo social o directamente una denuncia en forma de cortometraje de terror o fantástico. 

Otros directores, como es mi caso, simplemente buscan realizar una película donde zombies, demonios o exorcismos sean el núcleo central de la historia, haciendo así un sueño realidad, el de formar parte del cine que han mamado. Esto no quita que no haya que darle vueltas a una historia para que la cosa no sea más de lo mismo, o que al menos eso se pretenda. 

Luego está el cine retro, ese cine antaño ochenteno que a muchos fanáticos de la época les apasiona, pero que no deja de ser eso, una pasión, algo que les evoca recuerdos, cariño, amor por las dosis de nostalgia, o que sé yo.

Cuando hablo de cine de terror no meto en el saco el cine slasher, este es otro tema a parte que anda igual de perjudicado o peor, pero que mantiene a más nostálgicos que el resto de categorías, por lo que tampoco quiero ahondar en este terreno, pues no soy fan de este género, aunque lo haya sido de los personajes míticos que todos conocemos.

La ambientación parece ser la forma en la que el cine de terror se está apoyando para su renovación, una táctica detestable para unos y admirada por otros. Un ejemplo es “The Lighthouse”, donde realmente miedo, miedo… no es que de, pero sí una ambientación cargada que poco a poco va asfixiando al público, pero que de ningún modo puede llamársele terror.

Como digo, es un tema difícil, algo que aunque se le deje respirar, no tiene mucha vuelta de hoja… esperemos que las nuevas generaciones nos deleiten con algo de originalidad, y que no sea solo mediante la temática de las redes sociales., que empieza a quedar caduco en tan poco tiempo.

LLEGAR AL LARGOMETRAJE.

Algunas personas me está preguntando si lo que he hecho en “Vampus Horror Tales” es una colaboración, una participación (como en la lotería de Navidad) o un corto, y lo cierto es que si se refieren a que si se trata de una película dirigida por mi en su totalidad, la respuesta es no.

Se trata de una cinta coral, dirigida entre varios directores y que se unifica mediante un denominador común, las historias de amor de Vampus. El proyecto está rodado mediante un único equipo de rodaje, donde solo varía el director, con lo cual no se trata de varios cortometrajes unidos.

Como todos los realizadores, siempre he querido rodar mi película, contar una historia de dos horas desde principio a fin, pero todos sabemos lo complicado que es hacer esto mediante una forma solida y bien cimentada, sin la autofinanciación ni la dudosa producción que la desesperación por el largo te pueda acarrear haciendo las cosas por tu cuenta. 

A mi me llegó esta propuesta por Víctor Matellano, alguien que vio en mi corto LA PROEZA y en mis años de cortometrajista un buen candidato para este proyecto, un proyecto que está muy bien planteado y que tiene muy claro su futuro y recorrido desde su premisa. Y no me podía llegar en mejor momento, porque con una hija de año y medio y otra en camino, no iba a tener tiempo para un rodaje intensivo de un mes, por lo que me ha caído del cielo esta propuesta.

A parte de poder decir que he dado el salto al largo, porque es así, me encanta haberlo hecho con otros autores noveles, y también poder trabajar con tanto buen actor/actriz en algo tan bien engranado como es Vampus Horror Tales, y encima con el valor añadido de que al ser una historia de 20 minutos por director, los fallos por “novato” se eliminarían de raíz.

Las oportunidades vienen en base a tu esfuerzo, y considero un honor y un verdadero placer que tanto Matellano, como Argot Films hayan confiado en mí para esta película, y que de esta forma haya podido adentrarme en un proyecto profesional de largometraje, donde he aprendido muchísimo de mis compañeros.